Cuidados para la piel y el cabello en vacaciones


piel y cabello vacacionesYa estamos pensando en las vacaciones y en tirarnos a tomar el sol para quitarnos ese tono pálido de fluorescente de oficina. Genial, pero no olvides poner especial atención y protégete de sus efectos nocivos.
En el mercado hay infinidad de productos para el cuidado de la piel y del cabello pero también es muy importante que nos cuidemos desde dentro. Para ello podemos incorporar a nuestra dieta alimentos que ayudan a la hidratación y protección de la piel y a tener un cabello fuerte, saludable y brillante.

Qué nutrientes nos van a ayudar?

Vitamina A – es antioxidante y mantiene la elasticidad de la piel y el brillo del cabello. La podemos encontrar en alimentos de origen animal y en alimentos de origen vegetal en forma de betacaroteno. Los betacarotenos son un tipo de pigmentos presentes en las plantas y que una vez ingeridos se transforman en el hígado y en el intestino delgado en vitamina A. Disminuyen el riesgo de quemaduras solares y estimulan la producción de melanina, por lo que nuestra piel se verá más bronceada. Los encontraremos en vegetales de color muy fuerte – rojo, naranja, amarillo y verde.  Encontraremos vitamina A en:

  • Alimentos de origen animal: lácteos y derivados, huevos, pescados, aves de corral…
  • Alimentos de origen vegetal: zanahorias, espinacas, pimiento rojo, acelgas, endivias, lechuga, tomate, albaricoques, caqui, mango, papaya, melón…

Vitaminas C y E – excelentes antioxidantes que neutralizan los radicales libres responsables del envejecimiento de nuestro organismo. La vitamina C además es imprescindible en la formación de colágeno, principal proteína de nuestro cuerpo y constituyente básico de la piel.

  • Alimentos ricos en vitamina C: son sobre todo rojos y verde oscuro como pimiento rojo, coles de bruselas, pimiento verde, y frutas ácidas como papaya, fresa, limón, naranja, kiwi…
  • Alimentos ricos en vitamina E: está presente en casi todos los aceites vegetales no refinados y alimentos vegetales de color muy verde como las espinacas y las judías verdes

Vitaminas del Grupo B – que intervienen de forma especial en la hidratación de la piel y la protegen de la irritación. Las encontramos en:

  • Alimentos de origen animal: vísceras, carne, pescado, marisco, huevos…
  • Alimentos de origen vegetal: cereales integrales, legumbres, frutos secos…

Ácidos grasos insaturados – que son fundamentales para hidratar la piel y aportarle elasticidad. Puedes encontrarlos en el pescado azul, aguacate, frutos secos, aceitunas…

Y por supuesto bebe agua, que además de mantener la piel hidratada ayuda a eliminar toxinas.
Recuerda además que las frutas y verduras de temporada son ricas en agua, así que con su consumo no sólo obtienes las vitaminas necesarias para tu organismo sino que además ayudas a su hidratación.

Consejos para no engordar en vacaciones


no engordar en vacacionesPor fin llegan las vacaciones y nuestro merecido descanso. Es el momento de relajarnos, desconectar y olvidarnos de todo… quedamos con los amigos, llegamos al chiringuito y de repente caemos en la cuenta: con el esfuerzo que he hecho durante el año para perder esos kilitos ahora qué hago? lo voy a echar todo por la borda!! No, no sufras, que esto también tiene fácil solución. Aquí te doy algunos consejos para que a la vuelta veas bonitas fotos y no bonitos michelines:

QUE PIDO PARA BEBER

Ya sabemos que:

  • Los zumos embotellados tienen una alta cantidad de azúcar
  • Los refrescos light tienen un alto contenido en edulcorantes, aparte del gas que hincha el abdomen
  • Las bebidas “sanas” de té o isotónicas básicamente son agua con azúcar
  • El alcohol mejor evitarlo…

Vaya panorama… qué hacer? Calma primero tu sed con un vaso de agua y luego pide lo que te apetezca, pero no te lo bebas rápido. Saboréalo.

Mejor pide un refresco light o cerveza sin alcohol, pero si te apetece mucho pídete una cerveza o una copa de vino antes que bebidas destiladas mezcladas con refrescos azucarados. Pero siempre con moderación.

Que no te quieres saltar la dieta por nada del mundo? Pídete un té con hielo y limón.

Si te ponen una tapa que no sea nada frito ni rebozado. Aunque parezca mentira las hay bajas en calorías, como berberechos, encurtidos – pepinillos en vinagre, cebollitas, banderillas… también puedes tomar frutos secos crudos o tostados.

QUE PIDO PARA COMER

PRIMEROS

Prioriza verduras y ensaladas. Hay muchísima variedad y puedes combinarlas como quieras. Pídete un gazpacho, es refrescante, saciante, natural y ligero. Y una ensalada de tomate con ventresca? Sea como sea alíñalas con hierbas aromáticas, vinagre, limón, un poco de mostaza… usa poco aceite y evita las salsas.

SEGUNDOS

Si estás en la costa aprovecha para disfrutar de todo tipo de pescado y marisco de temporada. Además suelen estar elaborados a la plancha, hervidos o al vapor, con lo que nos evitaremos calorías y grasas extra.

Los segundos mejor cocinados a la plancha, parrilla, horno… y esos espetos… qué ricos J… y de guarnición? nada de patatas fritas – verdura.

Si tomas arroces o pastas intenta que sea con ingredientes magros (pescados blancos, sepia, gambas, pollo, pavo, almejas…).

POSTRE

Si después de todo aún te apetece postre prioriza fruta de temporada, que contiene gran cantidad de agua y antioxidantes. La fruta NO engorda después de comer.

Y RECUERDA

Concédete un pequeño capricho al día, que para eso estás de vacaciones. No vamos a dejarnos llevar por los excesos pero si eres capaz de mantener el orden en tus comidas durante el resto del día puedes darte un pequeño placer en el postre o probando el dulce típico de la zona. Recuerda, con moderación y manteniendo el orden el resto del día.

Si estás en un alojamiento con cocina puedes también preparar alguna comida sana allí. Tampoco hay que ir todos los días al restaurante por estar de vacaciones.

Y no te olvides de hacer ejercicio físico a diario, lo que más te guste. Si estás de visita en una ciudad, planifica tus visitas por zonas  y hazlas a pie. Si estás en un destino fijo, como una casa o apartamento vacacional, busca un momento del día para salir a caminar o a correr, según tus preferencias. Nadar, deportes acuáticos, paseos en bicicleta… en verano hay mil opciones, elige lo que quieras.

Y ahora a disfrutar!!

Adelgaza sin dieta y evita el efecto yo-yo


En la anterior entrada vimos que mientras estamos a dieta el cuerpo se pone en modo “ahorro de energía” – gasta menos, lo que se traduce en una reducción del metabolismo basal, o cantidad de energía que el cuerpo necesita para mantener sus funciones básicas.

Si tras una dieta volvemos a nuestra alimentación anterior el cuerpo comenzará a recuperar sus reservas de grasa pero ojo, hemos reducido nuestro metabolismo basal, por lo que ahora estamos gastando menos. Cuestión de matemáticas básicas: entra más energía de la que sale; en poco tiempo habremos recuperado el peso perdido e incluso a veces más.

Cuál es la solución entonces? Tenemos que aumentar el gasto de energía (aumentar el metabolismo basal) y para ello es fundamental que cambiemos nuestros viejos hábitos, no podemos volver a hacer lo mismo que hacíamos antes de estar a dieta; tenemos que comer bien, comer sano y hacer ejercicio físico.

adelgaza sin dieta

El ejercicio utiliza la grasa como una de sus fuentes de energía, así que es fundamental si queremos mantenerla a raya, pero es muy importante también aumentar el tono muscular. A más músculo más energía necesitaremos para mantener las funciones vitales, y a dónde nos lleva esto? A aumentar el metabolismo basal y por tanto a gastar más energía.

Es así, tan fácil como buenos hábitos en la alimentación y ejercicio físico, nada más… pero eso sí, si quieres mantener los resultados tendrás que mantener esas costumbres para toda la vida. Buf pensarás, toda la vida es mucho no? No si lo haces bien. Podrás comerte un helado si un día te apetece, podrás salir a comer con tus amigos, tendrás una vida de lo más normal porque sabrás qué comer, habrás aprendido a elegir de la carta del restaurante los platos más saludables y ricos, porque que sean sanos no significa que no sean sabrosos. Tú mismo lo comprobarás y ya no querrás volver a la comida basura – que ahora en este momento te parece muy rica pero a tu cuerpo no le ha traído más que disgustos.

Esta web utiliza cookies, pero no de las que tienen pepitas de chocolate. Si continuas navegando aceptas su uso. Política de cookies    Más información
Privacidad