Seamos honestos con nosotros mismos: comemos más cantidad de la que necesitamos.

  • Normalmente nos comemos todo lo que nos ponen en el plato. comer menos
  • Comemos más cuando estamos haciendo otras cosas al mismo tiempo (somos capaces de acabar con un bol entero de palomitas y tres palmeras de chocolate mientras vemos una película, y eso sin tener hambre).
  • Solemos comer porciones más grandes de las que deberíamos. Llenamos el plato, y si siempre comemos porciones grandes, éstas terminarán pareciéndonos normales.
  • Después de dos platos aún nos queda sitio para el postre.
  • Cocinamos mucha cantidad y acabamos repitiendo… porque no voy a guardar solo esta pizca y por supuesto no voy a tirar comida!

Qué podemos hacer para comer menos?

Usa platos más pequeños.

Come despacio y bebe agua con las comidas. Te saciarás antes.

Si no debes comer algo no lo compres. Si no lo tienes en casa evitarás tentaciones.

Ten alimentos frescos y comidas saludables a la vista. Unas zanahorias peladas y cortadas en tiras, fruta fresca ya preparada en un bol… cuando tengas ganas de picotear algo y abras la nevera éstas cosas te parecerán igual de apetitosas, y son mucho más saciantes que la comida basura.

No pienses cada día en la comida que vas a hacer. Planifica tus comidas para la semana, así sabrás qué comprar y podrás dejar algunas cosas ya preparadas el fin de semana o cuando tengas más tiempo. Si cada día tienes que pensar en qué hacer para comer será más probable que te hagas alguna concesión porque “hoy no tengo tiempo para cocinar” o “no tengo este ingrediente en la nevera”.

No vayas a la compra cuando tienes hambre.

Compra en el mercado, no en el super. Volverás a casa con alimentos frescos y no procesados.

No comas cosas que vienen en caja – son productos, no alimentos.

Coloca en la puerta del frigo tus objetivos, cómo quieres verte, imágenes que te motiven, o hasta una foto de esos maravillosos pantalones que quieres volver a ponerte!!

Come menos y…. gasta un poquito más:

Aparca tu coche un poco más lejos

Quítale el polvo a la bici… este puede ser el mejor momento para estrenarla, no te parece?

Si tienes perro dale paseos más largos. Él también te lo agradecerá

Ve caminando al trabajo, o bájate una o dos paradas antes

Usa las escaleras – para algo se hicieron 

Son pequeñas cosas que no te suponen grandes esfuerzos, y que poco a poco se van a transformar en tus nuevos hábitos, mucho más saludables verdad?