Warning: A non-numeric value encountered in /customers/e/b/7/adelgazasindieta.es/httpd.www/wp-content/themes/Divi/functions.php on line 5763

Estamos tan desbordados con el ritmo de vida, trabajo, niños, deberes, labores domésticas… que apenas nos prestamos atención a nosotros mismos. De repente nos damos cuenta de que la ropa no nos sienta tan bien, que hemos cogido unos kilitos y ya no nos vemos como antes.

Pero claro, no tenemos tiempo para hacer deporte y no podemos ponernos a dieta porque tenemos que cocinar para toda la familia y …. no vamos a estar haciendo dos comidas diferentes!. Te suena? Excusas, excusas y más excusas.

cocinandoNo, no tienes que montar un circo de tres pistas en la cocina, tener 4 sartenes, 2 cacerolas y una fuente en el horno para que todo el mundo esté contento comiendo lo que quiere.

Una vez que has decidido mejorar tu alimentación tienes que restringir algunos alimentos que sabes que no te hacen bien, como la comida basura, el exceso de azúcar… pues piensa una cosa; si no te hacen bien a ti crees que le hacen bien a tu familia? Acaso ellos están hechos de otro material? El hecho de que tu hijo no engorde aunque se coma cuatro donuts al día no significa que se esté alimentando correctamente. Ese exceso de azúcar y de grasas hidrogenadas le puede pasar factura a su salud, aunque no engorde ni un solo gramo.

Cuando vayas a elaborar el menú para tu familia solo tienes que pensar en alimentos frescos y sanos, puedes cocinar lo que quieras utilizando poca grasa y sin alimentos procesados. Si quieres perder peso y estar sano primero pon orden en tus comidas, come más verduras y hortalizas y échate un poquito menos en el plato.

Ahora me dirás que a tus hijos no les gusta la verdura. Claro, todos preferimos una hamburguesa o una pizza, pero no podemos darles solamente lo que quieren, tenemos que empezar a educarles nutricionalmente hablando. Si desde pequeños adquieren buenos hábitos de alimentación y actividad física seguirán manteniéndolos durante toda su vida y les estaremos ayudando a prevenir la obesidad y otras enfermedades como la diabetes o enfermedades cardiovasculares.

Si no les gustan las acelgas prueba con judías, si no les gustan las judías guisadas prueba a ponerlas como ensalada, has probado la lasaña de verdura? Sustituye la pasta por berenjena y les estarás dando un plato tremendamente nutritivo y sano. Y la pizza con base de coliflor? Te aseguro que te sorprenderá.

Prueba nuevos platos, será divertido. Prueba los cereales integrales, sustituye los alimentos refinados como el arroz blanco, la pasta blanca, etc. por arroz integral, pasta integral, trigo sarraceno, avena… sustituye también los cereales del desayuno por cereales integrales – entre tú y yo – los primeros están hechos prácticamente de azúcar. Con esto conseguiremos un buen aporte de fibra, más nutrientes que con los cereales refinados y frenaremos la absorción de azúcares y grasas no deseables.

Aumenta las grasas saludables como el aceite de oliva, aguacate, frutos secos, pescado azul… y elimina las grasas trasn. No compres productos que diga que tienen grasas vegetales si no especifica que sean No hidrogenadas.

Cambia las guarniciones, dale color a los platos, no pongas siempre patatas fritas. Una patata asada o verdura pueden ser excelentes acompañantes que tú también podrás comer.

Y de postre? Dale prioridad a la fruta. No compres bollería industrial, hacer los postres en familia aprovechando el fin de semana, así te aseguras de que los ingredientes son naturales.

Ve cambiando los hábitos poco a poco, si ahora no comen verdura introdúcela un día a la semana, más adelante dos, después tres… y así con el resto de comidas que sabes que no son lo más saludable.

Recuerda, no tienes que ponerte a dieta para bajar de peso, tienes que comer bien. Y por qué vas a hacerlo tú solo? Por qué no vas a cuidar a los que más quieres? Y si aún así te protestan (que al principio seguramente lo harán) diles que necesitas ayuda, que quieres sentirte mejor y que tú solo no puedes. Verás como así les resultará también más estimulante a ellos.

Y ahora que estás comiendo mejor y más sano aprovecha y haz deporte con tu familia. Pasaréis más tiempo juntos y vuestro cuerpo os lo agradecerá mientras disfrutáis de un buen rato.